Últimas noticias

Terapia Neural Efectividad

La efectividad de la Terapia Neural para el tratamiento del dolor

El dolor, perro guardián y mordedor

El dolor así como la respiración y los latidos cardíacos forman parte de la vida y por lo tanto, no debemos temerle, sino, agradecerle ya que algunas veces nos está diciendo que el cuerpo afronta un peligro interno o externo y que hay que apartarse de ese estímulo, o tal vez ese dolor está tratando de decir que el organismo está muy sobrecargado y que hay que reducir las tensiones, sin importar que se originen en el trabajo, en el hogar o en alguna otra parte. Es posible también que esté diciendo que hay que resolver algún conflicto o frustración. O a lo mejor, el cuerpo está protestando por tener que cargar con una cantidad de calorías mayor de las que necesita, o con un peso mayor de lo que su esqueleto está preparado para soportar.

La mayoría de personas tienden a considerar el dolor como un enemigo al que hay que combatir y no como una respetuosa sugerencia de que les convendría ponerse a pensar en que están fallando en el cuidado de su organismo.

En la práctica diaria de la Terapia Neural, el dolor es un síntoma muy importante del motivo de consulta de los pacientes que acuden al consultorio y así mismo el tratamiento del dolor con la Terapia Neural es uno de nuestros mayores logros, aquí es donde la Terapia Neural muestra con creces su efectividad.

El dolor, tan importante para la vida, puede convertirla en un infierno. Basta con una pequeña cavidad en un diente para sufrir un martirio casi insoportable que acaba llevando al dentista incluso a los más reacios.

Por lo tanto, no debemos extrañarnos que los sanadores se hayan ocupado, desde siempre, no solo de calmar el dolor, sino además, de averiguar su origen. Y aquí la Terapia Neural además de calmar el dolor nos lleva muchas veces, mediante el Sistema Nervioso Vegetativo, a encontrar el origen de ese dolor.

Obstáculos de la Terapia Neural

En la actualidad la ciencia médica se enfrenta a un gran obstáculo en el tratamiento del dolor, ya que, así como la angustia, la tristeza o la felicidad, el dolor es una sensación emocional y por lo tanto subjetiva, difícil de apreciar por sus rasgos externos, y también una cosa muy importante que hay que tener en cuenta es que hay personas que sufren dolores fortísimos sin ninguna causa somática conocida.

El dolor se parece más a un estado sensorial que a un fenómeno fisiológico con una clara explicación de causa efecto. En la consulta de Terapia Neural, cuando un paciente nos llega con el motivo de tratamiento del dolor, nos damos cuenta que, por un lado, este síntoma o diagnóstico a la vez, suele acompañarse de emociones como la angustia, la tristeza, la duda o incluso la alegría. Por otro, el estado de ánimo influye en la intensidad de su percepción, como dicen por ahí, “quien ríe la pena, olvida” así sea por un momento.

terapia neural opiniones

En general podemos decir que el dolor agudo y bien localizado, desaparece y se olvida con mayor facilidad. Sin embargo, ese perro guardián de la salud a menudo ladra cuando el peligro ya se ha ido. La naturaleza torturante, se puede independizar y transformarse en una compañía permanente. Este estímulo doloroso continuado, se graba en nuestro sistema nervioso y se transfigura en una memoria de dolor, quiero decir con esto que si se trata a tiempo, el dolor no debería dejar ninguna huella en la memoria.

Debido a su presencia ubicua, el Sistema Nervioso Simpático es el único sistema informativo que atraviesa el organismo en su totalidad, que asegura el aporte y la desintoxicación del mismo, así como el ajuste de la capacidad a cualquier situación diferente, entonces la Terapia Neural mediante la aplicación de microdosis de un anestésico local, en mi caso procaína al 0,5%, en el sitio preciso según la historia de vida de cada paciente, conlleva a modificar esa situación grabada en la memoria y por lo tanto a la extinción del dolor.

Dr. César Torres Barrera

KatiaTerapia Neural Efectividad