Terapia Neural

Terapia neural

Hola, soy César Torres Barrera, licenciado en Medicina y Cirugía; colegiado en el colegio de médicos de Madrid (Número de colegiado 282854204) y desde el año 1997 me dedico a la práctica exclusiva de la Terapia Neural.

Antes de adentrarme en el tema quisiera contarles una anécdota:

Hace mucho, mucho tiempo pasaba consulta como médico y justo al frente de mi consulta había un médico que hacía la Terapia Neural; yo comparaba sus pacientes con los míos y encontraba una gran diferencia; los de él tan enfermos como los míos pero se les veía un semblante más alegre y con buena evolución clínica, al contrario de mis pacientes, tristes y sin gran mejoría a pesar de los antiinflamatorios, corticoides, antibióticos, y otra lista de medicamentos que estamos acostumbrados a prescribir. Esto despertó en mí un gran interés por saber más acerca de la Terapia Neural y ver un poco más allá de la medicina que había aprendido en la Universidad, lo que me llevó a seguir el “ camino con corazón” del que habla Carlos Castaneda, el cual me condujo hasta la persona que me enseñó a entender la vida y la medicina de una forma diferente; aprendí que las personas no son un corazón, un hígado, un cerebro, que funcionan de forma aislada, sino que son un conjunto de partes que forman un todo que siente, piensa y actúa de una forma única e irrepetible y que por lo tanto su tratamiento se debe basar en la “ Totalidad del Ser” y aquí es donde la Terapia Neural juega un papel muy importante en el proceso de curación de un enfermo.

La Terapia Neural es una técnica médica de gran importancia en países de América y Europa, como Austria, Suiza y Alemania, donde se conoció por primera vez como método curativo en el año de 1925, y en la actualidad se sigue usando con gran éxito terapéutico.

La Terapia Neural es un procedimiento que actúa directamente sobre el sistema neurovegetativo, reordenando su funcionamiento y, a la vez, mejorando el estado bioenergético de la membrana celular. Abarca todas las especialidades médicas, con un amplio rango de aplicación en enfermos agudos y crónicos, es mínimamente invasiva, sin efectos secundarios si la realiza un médico con los conocimientos necesarios y, lo más importante, son los excelentes resultados terapéuticos que se alcanzan.

Para el correcto conocimiento de la Terapia Neural ha contribuido que actualmente se tienen ideas muy concretas sobre las zonas moleculares y celulares, y las causas del dolor, la inflamación y otros procesos patológicos.

También es muy grato señalar que la Terapia Neural ha encontrado una entrada en el sector universitario, lo que hace que tenga una mayor difusión y se la considere como una gran opción de tratamiento para muchas personas con problemas de salud y que la medicina convencional no alcanza a solucionar.

Trataré de explicar de una forma sencilla y entendible para la mayoría de personas, ya que siempre me encuentro en la consulta con pacientes que al preguntarles si saben algo de la Terapia Neural, me contestan que han visto en INTERNET muchas cosas pero que no se enteran pues está explicada de una forma muy técnica, y una persona común no logra comprender.

Lo primero que quiero que entiendan es que el cuerpo humano es un organismo bioeléctrico, formado por materia y energía a la vez. La materia son las células que forman tejidos y estos a su vez forman órganos (corazón, hígado, riñón, etc). y la energía, formada por átomos, electrones, fotones y otras partículas subatómicas que constituyen las partes más íntimas de nuestras células y cuyo movimiento hace que se produzcan corrientes eléctricas, que se transmiten en todo el sistema celular y hacen que nuestro cuerpo y mente funcionen de una forma adecuada.

Cuando hay trastornos en el funcionamiento del sistema eléctrico celular ya sea por causas traumáticas, tóxicas, psíquicas o de cualquier otra índole, el organismo enferma.

Dicho lo anterior, se puede definir a la Terapia Neural como un método de tratamiento mediante el cual se van a corregir los trastornos causados en ese sistema eléctrico celular, utilizando como conductor al Sistema Nervioso Vegetativo, ya que éste con sus circuitos reguladores humorales, hormonales, neurales y celulares, participa en todas las reacciones del organismo y también por su participación en todos los procesos mentales y emocionales es una pieza clave en la integración de la totalidad del SER.

La Terapia Neural actúa mediante la colocación de estímulos inespecíficos en zonas específicas del cuerpo, utilizando para ello una sustancia conocida como Procaína al 1%. la Procaína es un anestésico local pero actualmente no se usa con este fin porque su corto período de acción impide mantener una anestesia prolongada para realizar cualquier procedimiento quirúrgico u odontológico.

Los Médicos que practicamos la Terapia Neural no la utilizamos como anestésico sino como repolarizante a nivel del sistema eléctrico celular, de una forma más sencilla lo podemos explicar así:

Las células en su interior tienen sustancias como el Sodio (Na) y el Potasio (K), cada una con cargas eléctricas negativas que pondrían a la célula como una pequeña batería con un potencial eléctrico comprendido en la zona de – 40 a – 90 milivoltios; y en el exterior de la célula, o sea, en el líquido extracelular encontramos esas mismas sustancias pero con cargas eléctricas positivas, manteniendo así un potencial de membrana. Cada estímulo hace caer el potencial de membrana produciendo una despolarización celular, esto quiere decir que se inicia la transmisión de ese estímulo por el organismo, pero casi inmediatamente la célula retorna a su potencial de membrana inicial (repolarización).

Si los estímulos irritativos son muy fuertes o muy frecuentes, la célula pierde la capacidad de responder ante éstos y de recuperar su estado de potencial de membrana y no se repolariza, quedando en un estado de despolarización permanente, debilitada y enferma; aquí en esta situación es donde la procaína viene a ejercer su función, ya que esta posee un alto potencial eléctrico de aproximadamente 290 milivoltios y repolariza nuevamente esa célula enferma, llevando así al organismo a que de una forma biológica no agresiva recupere su “equilibrio”.

Cuando la célula no se repolariza nuevamente y permanece en estado despolarizado, se altera el funcionamiento de un sistema que se conoce como bomba de sodio – potasio, llevando a provocar descargas rítmicas que alteran el flujo normal de las corrientes eléctricas del organismo. Esos sitios de alteración del ritmo eléctrico es lo que se conoce como CAMPO DE INTERFERENCIA, el cual puede ser localizado o a distancia.

Cualquier infección, inflamación, cicatriz, traumatismo, afección odontológica, afección psíquica estresante, etc, puede actuar como campo interferente. Así podemos entender cómo pueden aparecer alergias, migrañas, dolores en una persona que aparentemente estaba sana a partir de una cicatriz antigua o reciente de alguna cirugía.

Por eso es muy importante realizar una buena historia clínica, destacando sobre todo los antecedentes quirúrgicos y de enfermedades, puesto que todos estos acontecimientos dejan una memoria en la célula, llegando en un momento dado a convertirse en un campo interferente. Lo que la persona nos cuenta, lo que siente, lo que le molesta y la exploración es nuestra manera de iniciar el diálogo con su Sistema Nervioso Vegetativo, el cual continuará en el momento de inyectar la procaína y por último esperaremos su respuesta que en la mayoría de personas se traduce en una mejoría.

Al ser una terapia integral, es decir de todo el organismo, la Terapia Neural puede resultar extremadamente eficaz para cualquier persona con problemas de salud, incluidos niños lactantes y mujeres embarazadas. En muchos enfermos agudos y crónicos la Terapia Neural puede emplearse como medida única, o puede emplearse como terapia de apoyo para la medicina convencional, especialmente en casos donde ya existen modificaciones morfopatológicas irreversibles.

La mejoría lograda con la Terapia Neural puede ser inmediata y suele aumentar con la repetición, hasta llegar a la ausencia de síntomas. A diferencia de la terapéutica farmacológica, en la que el organismo acaba por habituarse al medicamento, siendo necesario cambiarlo o aumentar la dosis para lograr efectos similares, en la Terapia Neural la mejoría suele ser cada vez más duradera y los síntomas menos intensos, debido en parte a que se actúa sobre un punto del sistema nervioso vegetativo cada vez menos irritado.

Cuando me preguntan si vale para tal o cual enfermedad, mi respuesta es que hay que ver al enfermo, aplicarle la Procaína e ir viendo cuál es la respuesta de su organismo; no hay dos organismos iguales y, por lo tanto, las reacciones son diferentes de un paciente a otro así ambos vengan quejándose de un dolor de cabeza.

Me gustaría recomendarles a todas las personas que se interesan por otras terapias, que no desechen la opción de la Terapia Neural y la tengan como una gran alternativa antes de someterse a otros procedimientos más invasivos y con efectos indeseables a veces irreversibles.

Le dedico un párrafo aparte a este tema por la gran importancia que tiene la boca en una persona, ya que en esta es donde se encuentra un gran porcentaje de los campos de interferencia.

El odontólogo, muy frecuentemente, se convierte en un mecánico de la boca, ignorando que somos un todo y que los dientes hacen parte de ese todo. Las muelas y dientes son estructuras vivas que participan activamente en la dinámica de la persona y por lo tanto pueden ser el origen de problemas de salud y no solo las piezas dentales sino también las cicatrices que quedan después de extracciones o cirugías, muelas del juicio incluidas, raíces que hubieran podido quedar tras extracciones incompletas, reacciones inflamatorias del hueso (osteitis), amalgamas de mercurio en íntimo contacto con el hueso y la dentina, que todavía muchos odontólogos siguen usando, a pesar de haberse prohibido su uso en varios países de la Unión Europea y Estados Unidos.

Las amalgamas (color plata), se componen de diversos metales que producen una diferencia de potencial eléctrico que origina el llamado “efecto pila”, porque generan corrientes eléctricas, que oscilan entre 200 y 600 milivoltios. Mucha gente puede sentir directamente estas corrientes, cuando tocan sus amalgamas con la cuchara o el tenedor al comer. Toda esta sobrecarga que, día y noche durante muchos años libera corrientes eléctricas en la boca, hace que se convierta en un foco de interferencia importante, además de la liberación de Mercurio constantemente hace que este se acumule y lleve a producir problemas de salud.

En la práctica diaria se ve con frecuencia que hay enfermos que se mejoran al cambiar sus amalgamas o al pulirlas, lo cual no quiere decir que toda persona con amalgamas tenga que estar enferma, ni que todos los enfermos tengan que extraer los dientes y muelas, pues hay que tener en cuenta las singularidades. Por eso es muy importante en el ejercicio de la Terapia Neural contar con la ayuda de un odontólogo, con paradigmas que les permitan acercarse a los enfermos y a la vida de una manera diferente.

Testimonios de nuestros pacientes

En pocas palabras, es la mejor terapia que existe. Busca el equilibrio cuerpo-mente como un todo. Si éste se rompe, aparece la enfermedad y la Terapia Neural busca volver a recomponerlo. Esta es mi experiencia de los últimos 14 años y estoy fenomenal.

María José Soria

Soy muy escéptica pero estaba desesperada. Debido a un error quirúrgico llevaba más de un año arrastrando infecciones de orina, una tras otra, con tratamiento antibiótico, uno tras otro. Una amiga me habló de esta medicina alternativa y no me lo pensé. Contacté con César y empezó a tratarme. Desde entonces no he vuelto a tomar un solo antibiótico.

Mónica Herrero

Conocí la Terapia Neural y a César hace un año. Después de deambular por médicos encontré en César al médico que anhelaba, cercano, profesional generoso en la escucha. La Terapia Neural me ha dado un nuevo comienzo en cada sesión, haciendo que mis dolores cesaran y mi ánimo aumentara. Se lo recomiendo a todo el mundo. Y César hace que hasta las agujas sean amables.

Aida Esteban

Conocí al Doctor Torres por recomendación del Dr. David Vinyes de Sabadell, tenía un dolor muy fuerte en la pierna, posiblemente por irritación del nervio ciático. Desde la primera sesión me sentí muy bien, ahora cada vez que puedo voy a que me haga la Terapia Neural, pues además me viene muy bien para muchas cosas.

Luisa Urdangaray
Julio de PablosTerapia Neural