Blog Salud Natural One

Razones para no exponernos al Bisfenol A

¿Qué es el Biosfenol A y dónde podemos encontrarlo?

El Bisfenol A, es un monómero orgánico, presente en la fabricación de policarbonato de plástico, resinas de poliéster, resina epoxi, y muchos materiales de la industria moderna, su producción es bastante alta ya que se utiliza en la fabricación de productos de consumo masivo por su capacidad estabilizante.

Estaba presente en todos los biberones para bebes, pero se ha tomado conciencia y muchas marcas nos indican que el biberón no contiene Bisfenol A. El parlamento europeo aplicó el principio de precaución ante cualquier potencial de efecto negativo y se ha prohibido esta sustancia de todos los materiales en contacto con la alimentación infantil.

Lo que debemos saber, además, es que la contaminación con Bisfenol A (BNP), es alta y podemos decir que todos tenemos cierto porcentaje de BPN en nuestro organismo, ya que la mayor fuente está en la alimentación, y las consecuencias negativas afecta todos los grupos de la población. Es un disruptor endocrino, diversos estudios demuestran que tiene una acción estrogénica, sospechando que actúa a nivel de la división celular desencadenando alteraciones en la división cromosómicas, es considerado un estrógeno artificial que mimetizan la acción de los estrógenos naturales, alterando el ciclo hormonal.

Se han encontrado dosis altas en el feto y cordón umbilical y se ha correlacionado con la aparición de anomalías en fetos y recién nacidos. También se ha correlacionado con cánceres de próstata y de mama. Obesidad infantil en edades entre 9 a 12 años.

Recomendaciones para tratar de evitar el Biosfenol A

Debemos optar por no comer tantos alimentos enlatados, el recubrimiento de las latas para evitar que estas se oxiden es de resina epoxi. También debemos tener precaución donde envasamos nuestra bebida, ya que muchos envases no retornables, como los que usamos en paseos y en actividades deportivas, están hechos de plástico resistente que contienen BNP.

Cuando calentamos comida en el microondas en tuppers de policarbonatos, hay contenido de BNP, recubrimientos termoplásticos para los alimentos, papel y cartón destinados a contener alimentos.

A nivel dental, hay que tener precaución a la hora de cambiarnos o realizar un empaste dental, preguntar qué material utiliza mi odontólogo para realizarlos. Cuando acudimos a la consulta dental, no preguntamos de que están compuestos los materiales que van a utilizar para fabricar nuestro empaste o cualquier elemento protésico. De hecho, a los odontólogos se nos olvida la composición de los empastes con el tiempo, se le llama al comercial de la casa fabricante, y tampoco lo sabe, te envían una ficha técnica y no la entiende nadie, lo único que sabemos es que tiene los certificados para uso odontológico, que tiene un estudio de biocompatibilidad, dureza y estética. El paciente se va contento porque le hemos realizado un composite de última generación, muy bonito y de color blanco como los que se están usando, pero si leemos con interés y más sabiendo los efectos de los BNP, nos vemos los dentistas involucrados en favorecer, así sea en un porcentaje mínimo, en contaminar a los pacientes por la presencia de BNP en la mayoría de los empastes y selladores para los niños.

La mujer embarazada debe tomar precauciones en su alimentación, ya que es el vehículo para que los niveles altos de BNP lleguen al feto. Los lactantes, donde su alimentación es la leche materna, ésta debe ser una vía segura; y la madre debe evitar tomar alimentos expuestos a estos contaminantes. Los que toman biberón, asegurarnos que tienen la garantía de ser fabricados sin BNP, y los utensilios que utilizamos también como su vajilla, no usar cucharas plásticas, fiambreras, juguetes de mala calidad.

Si decidimos extender la lactancia materna y estamos lactando y empiezan a salir los primeros dientes, no debemos dejar residuos de leche materna es estos primeros dientes ya que favorecemos a la aparición de caries (limpiarlos con usa gasa humedecida).

Los alimentos mejor conservarlos en recipientes de cristal.

Los alimentos no se deben calentar ni cocinar en el microondas, menos en recipientes plástico. El microondas altera la estructura natural de los alimentos, debemos consumir alimentos frescos, recién elaborados.

Cuidar la calidad del agua que consumimos.

No sellar los dientes de los niños si no hay necesidad, aunque nos asegure los fabricantes que no contiene BNP, los materiales dentales tienen otras sustancias que todavía no sabemos sus efectos en el organismo, ya que hay pocos estudios. Lo mejor es la prevención: buena higiene, buenos hábitos alimenticios, dieta baja en azúcares y harinas refinadas, muchas frutas naturales, no bebidas azucaradas artificiales, como zumos concentrados y gaseosas.

No acostar a nuestros hijos sin que se hayan cepillado los dientes. El cepillado siempre debe ser vigilado por un adulto, los niños por sí solos no se saben cepillar, si insisten en cepillarse dejarlos, pero siempre repasar todas las zonas, sobre todo la más posterior e interna de los dientes.

Katia Ruiz Alvear

KatiaRazones para no exponernos al Bisfenol A